MIRADORES QUE NO TE PUEDES PERDER

Miradores

Vive la isla desde un ángulo diferente y descubre miradores, que prometen vistas impresionantes, impresiones únicas, bellezas raras e impactantes, que te harán apreciar los 1000 contrastes de Gran Canaria.

A nadie se le permite llegar al “continente en miniatura” sin mirar, al menos una vez, a algún “mirador”, desde donde se dominan paisajes únicos y la mirada se pierde a 360 grados entre picos, océanos y extensiones que inexplicablemente parecen no tener fronteras.

Están a la vuelta de la esquina y al alcance de la mano en coche.

¿¿¿Listo??? ¡¡¡vamos!!!!!

1. Mirador de Anden Verde

En la Aldea de San Nicolás, conocido también como el Mirador del Balcón, este espectacular mirador se sitúa en la antigua carretera entre Agaete y La Aldea de San Nicolás.

Su fama se debe a sus impresionantes vistas, a su paisaje vertical y acantilados de vértigo conocido como la Cola de Dragón.

Aquí la dirección.

2. Mirador de los llanos de la Mimbre, Tamadaba

Ubicado en el Parque Natural de Tamadaba, desde este mirador pueden admirarse los espectaculares paisajes del noroeste de Gran Canaria, con el Roque Faneque, los riscos de La Aldea, la costa de Agaete y hasta la vecina Tenerife coronada por el Teide en el horizonte.

Aquí la dirección. 

3. Mirador Degollada de Becerra

A medio camino de la carretera que va de la Cruz de Tejeda al pinar de la cumbre nos encontramos, con uno de los más hermosos miradores de Gran Canaria. La Degollada de Becerra. Desde él se pueden disfrutar de un horizonte dibujado por el Roque Nublo , el Roque Bentayga, mesa de Acusa y el pico Teide de la vecina isla de Tenerife,

Esta degollada definida por las Montañas de la Almagria, al norte, y de las Mejoranas, al sur, es sin duda la que ofrece la perspectiva paisajística más conocida de Gran Canaria.
Enfrente, se encuentran los testigos del antiguo volcán y nos revela un Fraile de piedra que vigila el Roque Nublo, junto al que se sienta una rana. En la orilla ya de esta plataforma un rostro de mujer mira al cielo. ¿Serás capaz de encontrarlos?

4. Mirador del pico de los pozos de las nieves

Con sus casi 2.000 metros de altura, el Pico de las Nieves es el mirador mas alto de Gran Canaria, y una tapa obligada si estas en la isla.

Desde este balcón que mira al Teide, las vistas son tan inmensa, un arco visual que no es abarcable de una sola vez y que engloba casi la mitad de la Isla.

Este paisaje encierra grandes hitos geográficos como son el Roque Nublo, el Roque Bentayga, El Fraile, Llanos de la Pez y Pargana, o la Caldera de Tejeda y la de Tirajana.

Como llegar? pincha aquí.

5. Mirador del Molino – Presa del Parralillo

Emplazada entre los municipios de Artenara y Tejeda, desde este embalse, que recibe al agua que corre por los barrancos del Carrizal, de Merino y de Tejeda, se puede disfrutar de unas bonitas vistas del entorno, también hay un molino, aunque lo realmente espectacular es la carretera que conecta la presa con Tejeda, sobre todo cuando está llena de agua.

Vamos a ver donde esta’, aquí

6. Mirador de La Sorrueda

Se encuentra en La Sorrueda, en el lado derecho de la presa que lleva el mismo nombre. Desde el Mirador de la Sorrueda obtendrás uno de los paisajes más sorprendentes de la isla: una estupenda vista del palmeral más importante y extenso de la isla. Aquí respirarás un auténtico ambiente canario mientras disfrutas de la gran belleza de un insólito paisaje.

Como llegar, aqui

Platos típico

Platos Tìpico de Gran Canaria

Si tienes pensado visitar Gran Canaria, no puedes dejar escapar la ocasión de probar su gastronomía.

La cocina de Gran Canaria se caracteriza por platos sencillos y auténticos, elaborados con materias primas autóctonas de primera calidad. En casi todo el archipiélago contamos con platos típicos parecidos, aunque cada isla le puede dar un toque diferente. El valor más apreciado de la gastronomía de canaria es su diversidad, que se evidencia tanto en las técnicas culinarias como en las combinaciones de ingredientes, debidos a siglos de influencia de otras culturas como la de África y la venezolana.

Así que toma nota de lo que tendrás que pedir en los restaurantes…

Papas arrugadas con mojo

Protagonistas indiscutibles, las papas arrugadas acompañan a casi todos los platos de la cocina canaria. Es muy fácil hacer papas arrugadas, solo hace falta agua, sal y por supuesto papas, pero de las pequeñas, que solo se encuentran en el archipiélago. Siempre están acompañada por el mojo rojo o verde. Idéale como aperitivo.

Gofio

Otro plato típico de la cocina de la isla, el gofio es una mezcla de cereales molido y tostado y es una parte esencial de la dieta de los canarios. Es rico en proteína, fibra, minerales y vitaminas.

Prueba el gofio escaldado, una mezcla de caldo de pescado y gofio. Sí prefieres los sabores dulces, puedes deleitarte con mousse de gofio o con helado.

Ropa Vieja

Un “plato de cuchara” que según cuenta la tradición se suele hacer con los sobrantes del puchero o del cocido (otros platos típicos, que se suelen hacer en casa, es complicado encontrarlos en los restaurantes) Es una sopa de garbanzos, carne de cerdo, pollo y papas.

Potaje

Es un plato a base de verduras y legumbres cocidas en abundante agua. Las variantes de este plato son innumerables, nosotros te aconsejamos la más famosa el de berros con piña (maíz), verduras y judías. ¡¡¡¡¡Y porque no, échale un poco de gofio!!!!!

Chicarrones y Chorizo Canario

Otros protagonistas de la gastronomía local, que tendrás que probar son los chicharrones, frituras de corteza de cerdo empapada en gofio y el chorizo canario, una especie de sobrasada.

Para realizar estas delicias se usa el cochino negro canario, una raza porcina española autóctona de Canarias, muy apreciada por la población local.

Queso

Si eres un amante del queso, es un imprescindible pedir una tapa de quesos variados de Canarias. Reconocidos a nivel internacional, en el archipiélago se elaboran algunos de los mejores quesos de Europa.

En la isla se producen queso curado y semi curado, de cabra, de cabra con oveja y de cabra, vaca y oveja (mezclado). Destaca el queso flor de Guía, es un queso graso o semigraso con Denominación de Origen Protegida desde 2010, elaborado de manera totalmente artesanal con cuajo vegetal.

Gran Canaria en 5 días

Gran Canaria en 5 dias

Gran Canaria es una isla de contrastes. Es muy conocida por ser destino de playa durante todo el año gracias a su clima soleado en todas las estaciones. Pero la isla es mucho más que esto. es un pequeño gran continente, donde se mezclan siglos de historia y espacios naturales de gran belleza, gastronomía y cultura al estado puro.

En este artículo te contamos qué ver en Gran Canaria en 5 días.

Dia 1: Playas del sur y Maspalomas

Dia 2: Pueblos del norte (Artenara – Tejeda – Ventana del Nublo)

Dia 3: El extremo oeste (Agaete – La Aldea de San Nicolás – Puerto de Mogán)

Dia 4: Pueblo del norte y capital (Arucas – Teror – Las Palmas)

Dia 5: Barranco de las Vacas – Guayadeque – Fortaleza de Ansite

¡¡¡¡Vamos!!!!

Dia 1: Playas del sur y Maspalomas

Como decíamos, Gran Canaria es famosa por ser un destino de playa durante todo el año, por lo que la mejor manera de comenzar tus vacaciones es visitando sus playas. Hay para todos los gustos, desde la súper turísticas, equipadas y de fácil acceso, hasta verdaderas joyas escondidas, aún casi desconocidas. La decisión es tuya. Si quieres una mañana de relax total te aconsejamos ir en las playas caribeñas de Amadores y Anfi del Mar. Si prefieres la soledad de una playa salvaje aprovechando la compañía del viento que acaricia tu piel y la melodía de las olas del mar rompiendo en la playa, Montaña la Arena es para ti.

Y por la tarde…. Maspalomas, una visita a Gran Canaria nunca estaría completa sin un paseo por Maspalomas, famosas por sus dunas, el faro, la charca, y por supuesto su playa.

Dia 2: Pueblos del norte y Roque Nublo (Artenara – Tejeda – Ventana del Nublo)

Uno de los secretos mejor guardados de Gran Canaria son sus pueblos, lugares con grande encanto entre verdes barrancos, en las cumbres de montaña.

Te aconsejamos empezar el día visitando el pueblo más alto de la isla, Artenara. Un pequeño pueblo con mucho encanto, famoso por su muestra de su pasado aborigen, sus casas cuevas, miradores y presa, situado en un enclave privilegiado de contraste entre el verde de las palmeras y los riscos de Amurga.

Es la hora de Tejeda, considerado uno de los pueblos más bonito de España, enmarcado entre el Roque Nublo y el Roque Bentayga. Su casco antiguo es muy pequeño, pero te encanta’ ver sus casitas blancas con los balcones de madera, típico de la arquitectura canaria. En la zona hay varios paradores que hay que visitar.

Si te da el tiempo, puede subir hasta el Roque Nublo, tardarás una hora de camino entre ida y vuelta. Terminamos el día con el atardecer más espectacular que la isla te puede ofrecer, contemplar. la puesta de sol desde una de las ventanas del Nublo. MUY IMPORTANTE: asegúrate de llevar una linterna, o usa la del móvil, asegurándote te tener suficiente batería.

Dia 3: El extremo oeste (Agaete – La Aldea – Puerto de Mogan

Una ruta imprescindible en Gran Canaria es recorrer la GC-200 desde el bonito pueblo marinero de Agaete y su Puerto de las Nieves, hasta la Aldea.

Empezamos el día visitando Agaete, un pueblito situado a las puertas del parque natural de Tamadaba, y su Puerto de las Nieves. No te olvides pasar por las piscinas naturales, y refréscate en sus aguas, si la temperatura lo permite, antes de adentrarte en la maravillosa carretera panorámica que te llevará a la Aldea de San Nicolás, con impresionantes voladizos y vistas de postal, que te darán ganas de parar el coche cada dos a tres para sacar fotografías.

La villa de la Aldea de San Nicolas’ es probablemente el sitio más auténtico de la isla, debido al largo camino lleno de curvas que hay que recorrer para llegar a ella.

Tomate un descanso en la playa, visita sus sitios arqueológicos y su pequeño casco antiguo, antes de subir otra vez al coche rumbo Puerto de Mogán, pasando por el monumento natural los azulejos de Veneguera, unas montañas con rocas que se desvanecen de verde a naranja. ¡¡¡¡Espectacular!!!!

Terminas el día en el encantador Puerto de Mogán, la Venecia de Gran Canaria, perdiéndote e su calle llenas de buganvilla, esperando una hermosa puesta del sol, col Teide en el horizonte.

Dia 4: Pueblos del norte y capital ( Arucas – Teror – Las Palmas)

Una iglesia, que quiso ser catedral, el símbolo de la villa de Arucas, otro bonito pueblo de la isla, cuna del Ron Arehucas. Pasea por su casco antiguo, visita su “catedral” de piedra negra, y tomate un descanso en los Jardines de la Marquesa antes de continuar el viaje hacia Teror.

Teror: Es un lugar con encanto, destino de peregrinación ya que el municipio acoge a la Virgen del Pino en su Basílica. Cuenta con el mercadillo más importante y más antiguos de la isla, con dos siglos de historia. Se celebra todos los domingos.

No se puede visitar Gran Canaria, sin pasar por su capital, Las Palmas de Gran Canaria, una ciudad que destaca por su larga historia, sus atractivos culturales, movida y playa

La ciudad merece en realidad por lo menos un día entero, pero con poco día a disposición el consejo es que te adentre en el barrio de Vegueta, el corazón de la capital. Pasea por sus calles empedradas, plazas, disfruta de su arquitectura tradicional, de los patios repletos de flores, y de su catedral. Y para cerrar el día, una cena en uno de los muchos restaurantes en el paseo Las Canteras con vistas a la hermosa playa.

Dia 5: Barranco de las Vacas – Guayadeque – Fortaleza de Ansite

Últimamente uno de los lugares más publicados en Instagram es el barranco de las Vacas, un impresionante cañón geológico, que se formó hace miles de años, gracias a la acción del agua que modelo de esta forma tan rara las rocas. Te aconsejamos ir temprano, para que puedas sacar fotos sin nadie alrededor. La bajada al barranco es muy fácil y corta.

Volvamos al coche, y vayamos al serpenteante Barranco de Guayadeque, famoso por sus casas cuevas que hospedan restaurante en los que se puede disfrutar de muy buena comida canaria (el consejo es quedarse por el almuerzo) o incluso alojarse.  Visita su pueblito, y también su tienda artesana.

No puedes irte de Gran Canaria sin visitar el último bastión de la resistencia aborigen, la Fortaleza de Ansite, un roque escarpado (en realidad 3) que ha sido moldeado durante miles de años por la acción del viento y del agua, salpicado por unas infinitas cuevas que fueron refugio de los antiguos canarios.

Maspalomas

Maspalomas
Una visita a Gran Canaria nunca estaría completa sin un paseo por Maspalomas, famosas por sus dunas, el faro, la charca, y por supuesto su playa. Situada al sur de Gran Canaria, es uno de los destinos turísticos más desarrollados de la isla. Tiene 17 kilómetros de costa caracterizada por hermosas dunas de playa suave, un clima excelente durante todo el año, y una amplia oferta de servicios y actividades. En este artículo te contaremos cuáles son los emblemas de esta zona, y por qué no, también un poco de historia

El Faro

No se puede pensar en Maspalomas sin su faro, el guardián de Gran Canaria, obra del ingeniero Juan León y Castillo, se inauguró el 1 de febrero de 1890 y desde entonces ha sido guía para todas las naves que desde Europa iban a América y espectador silencioso de la llegada de los primeros turistas y la conversión de la zona en lugar de vacaciones, de hecho, hoy se encuentra al comienzo de una zona peatonal que forma parte de la localidad de Meloneras, elegante zona turística, repleta de perfumerías, joyerías, boutiques, restaurantes y bares.

Aunque su torre continúe en funcionamiento, en el edifico anexo se encuentra un museo que alberca una tienda de artesanía, oficina de información turística y un centro etnográfico. Abre todos los días de la semana, de 10.30 a 17 horas.

La Charca

Es una pequeña laguna costera de aguas salobres testigo de las antiguas “marismas de Maspalomas. En su día fue un lugar de exuberante vegetación, pero con el paso del tiempo y el descuido de quien corresponde su flora y su fauna se encuentran en peligro de extinción. Esta’ separada del mar por una lengua de arena; ésta se rompe cuando se producen grandes lluvias permitiendo la renovación del agua de la Charca y la entrada de peces y otros organismos. La presencia de aves, que usan la charca para invernar o descansar entre las migraciones es uno de sus valores más preciados. Dependiendo de la época del año se pueden encontrar hasta cuarenta especies diferentes.

Playa de Maspalomas

Probablemente la más famosa de toda la isla y del archipiélago por sus preciosas dunas.

Empieza junto al Faro de Maspalomas y llega hasta la punta más al sur de la isla donde se une con Playa del Inglés. Caminar en la orilla del mar, con las dunas como telón de fondo, es una experiencia magnífica, porque llegará un momento en que sólo verás arena y mar.

En esta larga playa de arena dorada y fina hay sitio para todos: desde zonas familiares, amplias áreas nudistas, pasando por la zona de «La Punta» donde los aficionados al surf tienen una ola muy especial. Lo mejor de esta playa es que da igual que vayas en pleno agosto que siempre vas a encontrar un hueco donde estar solo.

Servicios: La playa ofrece todo lo que desea tener durante un fabuloso día de playa y bajo el sol. Es verdaderamente inmenso y salvaje, pero al principio hay todo tipo de instalaciones deportivas y recreativas como alquiler de botes a pedales, motos de agua y equipos de buceo, además de duchas, bares, restaurantes y tiendas.  Hay parada de bus cerca.

Las Dunas

Un océano de 400 hectáreas de fina arena rubia que te dejara’ sin aliento. Un tesoro natural único por su belleza, singularidad y extensión, un paisaje que cambia según el capricho del viento, por esto No existen dos personas que tengan la misma foto de las dunas. El mejor punto para disfrutar de su inmensidad es pasar por el Riu Palace, el hotel al final de la avenida de Tirajana, en la Playa del Inglés. Allí encontrarás el mirador y un centro de visitantes y un camino que atraviesa los diferentes tipos de dunas, pasa por el palmeral llegando a la charca y la playa de Maspalomas. MUY IMPORTANTE: por favor, camine solo en los espacios marcados y ayúdenos a preservar esta maravilla de la naturaleza. Te aconsejamos visitarla al atardecer, para disfrutar del espectáculo de luces y sombras que bailan y van tiñendo las olas de las dunas mientras el sol se despide.

Historia

En el siglo XV, con el término “Maspalomas” o mejor dicho “Calmas de Maspalomas” se hacía referencia a. La franja costera que se extendía desde el Castillo del Romeral hasta el “puntón” de Santa Águeda. Con el tiempo, el nombre se centró geográficamente en el extremo sur de la isla de Gran Canaria, apareciendo en diversos mapas, el nombre de Maspalomas.

El pueblo de Juan Grande era llamado “la puerta del desierto”, debido a la aridez del paisaje costero que empezaba a su espalda.

Los aborígenes canarios, poblaron esta zona a partir de los siglos X , como lo demuestran los hallazgos arqueológicos encontrados en la necrópolis del Lomo de Maspalomas, o las típicas casas aborígenes que se ubican en la costa: como la Punta de Mujeres, las Meloneras, Montaña Arena o el Llanillo. Vivian de lo que la tierra y el mar le ofrecían, hasta el 1478, cuando fueron derrotados por los Reyes Católicos.

Después de la conquista de la isla, Maspalomas se había despoblado al huir la población aborigen hacia las cumbres de la isla durante la conquista, y sin nadie que reclamaba el territorio, esto paso’ en manos de familia nobles peninsulares, convirtiéndose en una unidad de explotación agraria, hasta el 1961, cuando el Conde Alejandro del Castillo convocó el “Concurso Internacional Maspalomas Costa Canaria”, que marcara’ el comienzo de la promoción de Maspalomas como destino turístico. De la noche a la mañana, la zona conocida como Maspalomas se convirtió en uno de los centros turísticos más importantes de España, borrando su pasado agrario en pocas décadas.

Aún se pueden encontrar huellas del pasado en algunos edificios. En la calle alcalde Marcial Franco, encontramos la ermita de San Fernando El Chico, de estilo franciscano, y la señorial Casa Condal de San Fernando de Maspalomas.

Las Mejores Playas del Sur de Gran Canaria

Las Mejores Playas del Sur de Gran Canaria

Si algo destaca en Gran Canaria es su diversidad. Los contrastes entre los diferentes paisajes son una de sus características más valoradas. Hoy vamos a recorrer 5 playas del sur, desde las más conocidas hasta las menos, para que disfrutes en tu estancia de estos auténticos paraísos.

Anfi del Mar

Esta playa tiene una historia muy curiosa. Se construyo’ en los años 90 por orden de un empresario noruego, que tenía el sueño de realizar un “trozo” de Caribe en Gran Canaria, y así trajo de las Isla Bahamas más de 1000 toneladas de arenas blancas. Las palmeras y el color turquesa del agua completaron el “cuadro”.
También conocida como playa de la Verga, es pequeña, con mar siempre en calma y rodeada de todos los servicios.

Playa de Maspalomas

Si hay una playa en Gran Canaria que hay que visitar, esa es la de Maspalomas, probablemente la más famosa de toda la isla y del archipiélago por sus preciosas dunas. Empieza junto al Faro de Maspalomas y llega hasta la punta más al sur de la isla donde se une con Playa del Ingles. Caminar en la orilla del mar, con las dunas como telón de fondo, es una experiencia magnífica, porque llegará un momento en que sólo verás arena y mar.

En esta larga playa de arena dorada y fina hay sitio para todos: desde zonas familiares, amplias áreas nudistas, pasando por la zona de «La Punta» frecuentada por surfista. Lo mejor de esta playa es que da igual cuando vayas, siempre vas a encontrar un hueco donde estar solo.

Playa de Amadores

La piscina más grande al aire libre de Gran Canaria. Aqua cristalina y de mil colores, es una playa artificial, con forma de bahía, sin oleaje, protegida por dos diques, ideal para todos y en particular para familia con niño y para las personas con movilidad reducida al disponer de sillas anfibias, pasarelas, boyas y redes para facilitar el baño. Rodeada de restaurante, bar y tienda, tiene un magnífico paseo panorámico que la conecta con la vecina Puerto Rico.

Si el día está claro, desde la playa, podrás ver el Teide, el volcán más grande de España. Y con la llegada de la tarde, nada como ver desde la misma hamaca al sol ocultarse lentamente tras la isla vecina de Tenerife.

Playa de Montaña Arena

A pesar de estar ubicada en el sur, es poco conocida y es una de las pocas playas vírgenes de Gran Canaria. Es un lugar espectacular por sus aguas cristalinas, de arena fina negra y perfecta para la desconexión, no hay cobertura!!! Tampoco tiene servicios como hamaca, bares… Frecuentada también por nudistas y ideal para quien tiene mascotas, están permitida. Lo bueno de esta playa es que, al no ser tan accesible, no está tan masificada. Para llegar hay que caminar un poco (15 minutos) pero un camino de tierra bien señalizado. Es uno de los pocos lugares que se conservan prácticamente intactos, por lo que, si vas, por favor, mantenla limpia y disfruta de la naturaleza.

Playa Pirata

Otro tesoro oculto del sur de Gran Canaria. Justo en el límite entre San Agustín y Playa del Águila, al pie de un acantilado, encontramos Playa Pirata, pero nadie sabe por qué se llama así. ¿Puede ser porque’ está escondida de la carretera principal, y pasa desapercibida para los turistas? Nadie lo sabe. Playa Pirata, en realidad son 3 calas de arena negra, algunas con piedras, que se unen con la baja del mar. Sus aguas son muy claras, y dependiendo de la marea y el viento, hay días que hay hermosas olas. Es una playa sin algún tipo de servicio. Podemos acceder a ella por los empinados escalones que van desde la cima del acantilado en San Agustín. El descenso es muy divertido (la caminata de regreso lo es menos), o a través de un paseo costero desde Playa del Águila.

Los Siete Pueblos Que No Te Puedes Perder en Gran Canaria

Los Siete Pueblos Que No Te Puedes Perder en Gran Canaria

Teror

Es un lugar con encanto, destino de peregrinación ya que el municipio acoge a la Virgen del Pino en su Basílica. Pasea por sus preciosas calles para disfrutar del encanto de la arquitectura tradicional, con casas variopinta, balconadas de madera repletas de flores. La belleza de la Plaza de Teror, centro neurálgico de la villa, la Almadena, la Plaza Teresa de Bolivar, el monasterio del Cister, la Fuente Agria y sus espacios naturales (La Finca Osoryo, y el Parque Natural de Dorama) completan el encanto sin tiempo del casco Histórico. Cuenta con el mercadillo mas importante de la isla uno de los mercados ambulantes más antiguos de la isla, con dos siglos de historia.

Agaete y Puerto de Las Nieves

A las puertas del parque natural de Tamadaba, surge Agaete, un pequeño pueblo de pescadores que se caracteriza por su casa blanca que contrastan con el azul del océano y el verde de las montañas. En el casco historio podemos admirar la Iglesia de La Concepción, el actual Centro Cultural de la Villa y de gran relevancia el Huerto de las Flores, un gran jardín botánico que hospeda una gran variedad de especies vegetales exóticas.

En el Puerto de las Nieves, zona costera del Municipio, podemos admirar el Dedo de Dios, una formación rocosa, la Ermita de Nuestra Señora de las Nieves, y bañarnos en una de las piscinas naturales mas famosa de la isla. No se vaya sin sentarse en uno de los muchos restaurantes a lo largo del paseo marítimo, que ofrecen platos a base de pescado recién capturado.

Arucas

Arucas es la cuna del Ron Arehucas, un licor típico de la isla. Puedes visitar la fabrica de Ron de lunes a viernes. Destaca su imponente y maravillosa iglesia de San Juan Bautista, la mas bella de toda la isla, en estilo de “catedral”, construida con piedra negra, y ubicada en la Plaza de San Juan. Impresionan también su casco histórico, sus jardines, el Municipal y el de la Marquesa. Así como edificios históricos como la Heredad de Aguas de Arucas, y la casa de la Cultura construida en el siglo XVII.

Firgas

El casco histórico de Firgas merece un paseo, para poder apreciar los numerosos recursos de interés turístico que tiene el municipio. Sus dos avenidas monumentales. El Paseo de Canarias con mosaicos y figuras en relieve de cada una de las islas canarias. y el Paseo de Gran Canaria cuenta con una fuente-cascada de unos 30 metros de longitud. En su lateral se encuentran los 21 escudos heráldicos de los municipios de Gran Canaria. Y si esto no es suficiente, visitamos la Plaza de San Roque, con la bonita ermita de San Juan de Ortega y su convento dominico el ayuntamiento y la Acequia Real donde se ve la escultura de las manos lavando en alusión a las viejas costumbres.

Artenara

Esta pequeña villa situada en la cumbre de la isla destaca más que por su casco histórico por el encanto que radica en su entorno.  Ubicada entre montañas, cuenta con vistas espectaculares. Famoso es su Mirador de Unamuno, que nos brinda unas panorámicas grandiosas de la caldera del volcán, del Roque Bentayga y del Roque Nublo. También hay que visitar el museo etnográfico Casas Cuevas y la Plaza de San Matías, donde se encuentra el templo del mismo nombre y donde se celebran las fiestas del pueblo.

Aguimes

Una tranquila villa al sureste de Gran Canaria, que cuenta con calles coloridas, un centro histórico con encanto, conventos y ermita. Destaca la iglesia de San Sebastián y las decenas de talleres artesanos y gastronómicos, abiertos al público. Al salir del pueblo encontramos el barranco de Guayadeque, un profundo barranco de gran belleza paisajística e histórica, antigua casa de los aborígenes canarios. Imprescindible comer en alguno de sus restaurantes cueva al final del barranco.

Puerto de Mogan

El único pueblo con encanto de Gran Canaria ubicado en el sur, es un barrio marinero que con sus canales, sus calle colorida y llena de buganvilla y su pequeña playa hacen de Puerto de Mogán, un lugar inolvidable. Paseando por las calles del casco, se puede contemplar la Iglesia de San Antonio, y en ella admirar un bello artesonado de madera labrada, así como las imágenes de San Antonio de Padua y de la Inmaculada Concepción.