Los Siete Pueblos Que No Te Puedes Perder en Gran Canaria

Los Siete Pueblos Que No Te Puedes Perder en Gran Canaria

Teror

Es un lugar con encanto, destino de peregrinación ya que el municipio acoge a la Virgen del Pino en su Basílica. Pasea por sus preciosas calles para disfrutar del encanto de la arquitectura tradicional, con casas variopinta, balconadas de madera repletas de flores. La belleza de la Plaza de Teror, centro neurálgico de la villa, la Almadena, la Plaza Teresa de Bolivar, el monasterio del Cister, la Fuente Agria y sus espacios naturales (La Finca Osoryo, y el Parque Natural de Dorama) completan el encanto sin tiempo del casco Histórico. Cuenta con el mercadillo mas importante de la isla uno de los mercados ambulantes más antiguos de la isla, con dos siglos de historia.

Agaete y Puerto de Las Nieves

A las puertas del parque natural de Tamadaba, surge Agaete, un pequeño pueblo de pescadores que se caracteriza por su casa blanca que contrastan con el azul del océano y el verde de las montañas. En el casco historio podemos admirar la Iglesia de La Concepción, el actual Centro Cultural de la Villa y de gran relevancia el Huerto de las Flores, un gran jardín botánico que hospeda una gran variedad de especies vegetales exóticas.

En el Puerto de las Nieves, zona costera del Municipio, podemos admirar el Dedo de Dios, una formación rocosa, la Ermita de Nuestra Señora de las Nieves, y bañarnos en una de las piscinas naturales mas famosa de la isla. No se vaya sin sentarse en uno de los muchos restaurantes a lo largo del paseo marítimo, que ofrecen platos a base de pescado recién capturado.

Arucas

Arucas es la cuna del Ron Arehucas, un licor típico de la isla. Puedes visitar la fabrica de Ron de lunes a viernes. Destaca su imponente y maravillosa iglesia de San Juan Bautista, la mas bella de toda la isla, en estilo de “catedral”, construida con piedra negra, y ubicada en la Plaza de San Juan. Impresionan también su casco histórico, sus jardines, el Municipal y el de la Marquesa. Así como edificios históricos como la Heredad de Aguas de Arucas, y la casa de la Cultura construida en el siglo XVII.

Firgas

El casco histórico de Firgas merece un paseo, para poder apreciar los numerosos recursos de interés turístico que tiene el municipio. Sus dos avenidas monumentales. El Paseo de Canarias con mosaicos y figuras en relieve de cada una de las islas canarias. y el Paseo de Gran Canaria cuenta con una fuente-cascada de unos 30 metros de longitud. En su lateral se encuentran los 21 escudos heráldicos de los municipios de Gran Canaria. Y si esto no es suficiente, visitamos la Plaza de San Roque, con la bonita ermita de San Juan de Ortega y su convento dominico el ayuntamiento y la Acequia Real donde se ve la escultura de las manos lavando en alusión a las viejas costumbres.

Artenara

Esta pequeña villa situada en la cumbre de la isla destaca más que por su casco histórico por el encanto que radica en su entorno.  Ubicada entre montañas, cuenta con vistas espectaculares. Famoso es su Mirador de Unamuno, que nos brinda unas panorámicas grandiosas de la caldera del volcán, del Roque Bentayga y del Roque Nublo. También hay que visitar el museo etnográfico Casas Cuevas y la Plaza de San Matías, donde se encuentra el templo del mismo nombre y donde se celebran las fiestas del pueblo.

Aguimes

Una tranquila villa al sureste de Gran Canaria, que cuenta con calles coloridas, un centro histórico con encanto, conventos y ermita. Destaca la iglesia de San Sebastián y las decenas de talleres artesanos y gastronómicos, abiertos al público. Al salir del pueblo encontramos el barranco de Guayadeque, un profundo barranco de gran belleza paisajística e histórica, antigua casa de los aborígenes canarios. Imprescindible comer en alguno de sus restaurantes cueva al final del barranco.

Puerto de Mogan

El único pueblo con encanto de Gran Canaria ubicado en el sur, es un barrio marinero que con sus canales, sus calle colorida y llena de buganvilla y su pequeña playa hacen de Puerto de Mogán, un lugar inolvidable. Paseando por las calles del casco, se puede contemplar la Iglesia de San Antonio, y en ella admirar un bello artesonado de madera labrada, así como las imágenes de San Antonio de Padua y de la Inmaculada Concepción.