Gran Canaria en 5 días

Gran Canaria en 5 dias

Gran Canaria es una isla de contrastes. Es muy conocida por ser destino de playa durante todo el año gracias a su clima soleado en todas las estaciones. Pero la isla es mucho más que esto. es un pequeño gran continente, donde se mezclan siglos de historia y espacios naturales de gran belleza, gastronomía y cultura al estado puro.

En este artículo te contamos qué ver en Gran Canaria en 5 días.

Dia 1: Playas del sur y Maspalomas

Dia 2: Pueblos del norte (Artenara – Tejeda – Ventana del Nublo)

Dia 3: El extremo oeste (Agaete – La Aldea de San Nicolás – Puerto de Mogán)

Dia 4: Pueblo del norte y capital (Arucas – Teror – Las Palmas)

Dia 5: Barranco de las Vacas – Guayadeque – Fortaleza de Ansite

¡¡¡¡Vamos!!!!

Dia 1: Playas del sur y Maspalomas

Como decíamos, Gran Canaria es famosa por ser un destino de playa durante todo el año, por lo que la mejor manera de comenzar tus vacaciones es visitando sus playas. Hay para todos los gustos, desde la súper turísticas, equipadas y de fácil acceso, hasta verdaderas joyas escondidas, aún casi desconocidas. La decisión es tuya. Si quieres una mañana de relax total te aconsejamos ir en las playas caribeñas de Amadores y Anfi del Mar. Si prefieres la soledad de una playa salvaje aprovechando la compañía del viento que acaricia tu piel y la melodía de las olas del mar rompiendo en la playa, Montaña la Arena es para ti.

Y por la tarde…. Maspalomas, una visita a Gran Canaria nunca estaría completa sin un paseo por Maspalomas, famosas por sus dunas, el faro, la charca, y por supuesto su playa.

Dia 2: Pueblos del norte y Roque Nublo (Artenara – Tejeda – Ventana del Nublo)

Uno de los secretos mejor guardados de Gran Canaria son sus pueblos, lugares con grande encanto entre verdes barrancos, en las cumbres de montaña.

Te aconsejamos empezar el día visitando el pueblo más alto de la isla, Artenara. Un pequeño pueblo con mucho encanto, famoso por su muestra de su pasado aborigen, sus casas cuevas, miradores y presa, situado en un enclave privilegiado de contraste entre el verde de las palmeras y los riscos de Amurga.

Es la hora de Tejeda, considerado uno de los pueblos más bonito de España, enmarcado entre el Roque Nublo y el Roque Bentayga. Su casco antiguo es muy pequeño, pero te encanta’ ver sus casitas blancas con los balcones de madera, típico de la arquitectura canaria. En la zona hay varios paradores que hay que visitar.

Si te da el tiempo, puede subir hasta el Roque Nublo, tardarás una hora de camino entre ida y vuelta. Terminamos el día con el atardecer más espectacular que la isla te puede ofrecer, contemplar. la puesta de sol desde una de las ventanas del Nublo. MUY IMPORTANTE: asegúrate de llevar una linterna, o usa la del móvil, asegurándote te tener suficiente batería.

Dia 3: El extremo oeste (Agaete – La Aldea – Puerto de Mogan

Una ruta imprescindible en Gran Canaria es recorrer la GC-200 desde el bonito pueblo marinero de Agaete y su Puerto de las Nieves, hasta la Aldea.

Empezamos el día visitando Agaete, un pueblito situado a las puertas del parque natural de Tamadaba, y su Puerto de las Nieves. No te olvides pasar por las piscinas naturales, y refréscate en sus aguas, si la temperatura lo permite, antes de adentrarte en la maravillosa carretera panorámica que te llevará a la Aldea de San Nicolás, con impresionantes voladizos y vistas de postal, que te darán ganas de parar el coche cada dos a tres para sacar fotografías.

La villa de la Aldea de San Nicolas’ es probablemente el sitio más auténtico de la isla, debido al largo camino lleno de curvas que hay que recorrer para llegar a ella.

Tomate un descanso en la playa, visita sus sitios arqueológicos y su pequeño casco antiguo, antes de subir otra vez al coche rumbo Puerto de Mogán, pasando por el monumento natural los azulejos de Veneguera, unas montañas con rocas que se desvanecen de verde a naranja. ¡¡¡¡Espectacular!!!!

Terminas el día en el encantador Puerto de Mogán, la Venecia de Gran Canaria, perdiéndote e su calle llenas de buganvilla, esperando una hermosa puesta del sol, col Teide en el horizonte.

Dia 4: Pueblos del norte y capital ( Arucas – Teror – Las Palmas)

Una iglesia, que quiso ser catedral, el símbolo de la villa de Arucas, otro bonito pueblo de la isla, cuna del Ron Arehucas. Pasea por su casco antiguo, visita su “catedral” de piedra negra, y tomate un descanso en los Jardines de la Marquesa antes de continuar el viaje hacia Teror.

Teror: Es un lugar con encanto, destino de peregrinación ya que el municipio acoge a la Virgen del Pino en su Basílica. Cuenta con el mercadillo más importante y más antiguos de la isla, con dos siglos de historia. Se celebra todos los domingos.

No se puede visitar Gran Canaria, sin pasar por su capital, Las Palmas de Gran Canaria, una ciudad que destaca por su larga historia, sus atractivos culturales, movida y playa

La ciudad merece en realidad por lo menos un día entero, pero con poco día a disposición el consejo es que te adentre en el barrio de Vegueta, el corazón de la capital. Pasea por sus calles empedradas, plazas, disfruta de su arquitectura tradicional, de los patios repletos de flores, y de su catedral. Y para cerrar el día, una cena en uno de los muchos restaurantes en el paseo Las Canteras con vistas a la hermosa playa.

Dia 5: Barranco de las Vacas – Guayadeque – Fortaleza de Ansite

Últimamente uno de los lugares más publicados en Instagram es el barranco de las Vacas, un impresionante cañón geológico, que se formó hace miles de años, gracias a la acción del agua que modelo de esta forma tan rara las rocas. Te aconsejamos ir temprano, para que puedas sacar fotos sin nadie alrededor. La bajada al barranco es muy fácil y corta.

Volvamos al coche, y vayamos al serpenteante Barranco de Guayadeque, famoso por sus casas cuevas que hospedan restaurante en los que se puede disfrutar de muy buena comida canaria (el consejo es quedarse por el almuerzo) o incluso alojarse.  Visita su pueblito, y también su tienda artesana.

No puedes irte de Gran Canaria sin visitar el último bastión de la resistencia aborigen, la Fortaleza de Ansite, un roque escarpado (en realidad 3) que ha sido moldeado durante miles de años por la acción del viento y del agua, salpicado por unas infinitas cuevas que fueron refugio de los antiguos canarios.